el mejor griego de sevilla

Cuando leí por primera vez el anuncio de “El mejor griego de Sevilla” no me podía ni imaginar lo que se escondía detrás. Mis anteriores experiencias con el griego no habían sido muy satisfactorias, pero esta vez mereció la pena de verdad.

No es fácil conseguir un buen griego cuando te echas un ligue en la discoteca o por el Tinder. Siempre hay muchas restricciones. El fin de semana estaba muy salido, todos los bares estaban cerrados, y ese anuncio de “El mejor griego de Sevilla” no se me quitaba de la cabeza. Tenía que probarlo.

El mejor griego de Sevilla y del mundo

Me levanté del sofá como un resorte y me decidí a probar el mejor griego de Sevilla de una vez por todas. Ahora que lo pienso, fue una de las mejores decisiones de los últimos meses, estaba buscando algo excitante para los fines de semana y por fin lo he encontrado, no fallo ni uno.

Pero vamos con lo que interesa. En cuanto la vi sabía que iba a pasar una de las mejores noches de mi vida. Se llamaba Amanda, y tenía una sonrisa picarona de esas que hacen que te mojes nada más conocerla.

Amanda era guapísima, tenía unos ojos negros grandes que te hipnotizaban y unos labios carnosos que recuerdo cada vez que me voy a la cama. Me invito a que la siguiese, y cuando se dio la vuelta empecé a comprender por qué el anuncio decía:El mejor griego de Sevilla”.

Ella, yo, y el mejor griego de Sevilla

El culo de esa preciosa escort era grande y firme a partes iguales. Su larga melena rubia se extendía por debajo del top hasta llegar a una minifalda blanca apretada que dejaba adivinar todo el esplendor de su hermoso trasero.

Cuando vio mi cara de sorpresa se río y me dijo: “- Puedes tocarlo, es todo para ti.” Estaba duro como una piedra. A estas alturas yo también estaba duro como el cemento. Ahora me surgían las dudas. Las presentaciones siempre son muy agradables, pero a la hora de la verdad, en la intimidad, las cosas no son siempre lo que parecen.

Nada más lejos de la realidad. Para empezar, aquella habitación estaba limpia como los chorros del oro, y el baño lo mismo. Para mí la higiene es fundamental. Todo en Amanda olía a rosas, así que la cosa prometía.

Ella me ofreció una copa para ponernos a tono y empezamos con las caricias y los besos. La cosa empezaba bien, el anuncio sobre el mejor griego de Sevilla no estaba defraudando, ahora llegaba la hora de la verdad.

El mejor griego de mi vida

El mejor griego de Sevilla resultó ser también el mejor griego de mi vida. Después de los correspondientes preliminares, me sonrió y se puso a cuatro patas. “- Voy a empezar haciendo un poco de gimnasia, cariño, déjame a mí”.

Madre mía, ella sí sabía cómo hacer cada pequeño movimiento para conseguir que todo mi cuerpo se estremeciese. No sabes los esfuerzos que tuve que hacer para no correrme, no quería que se acabase aquello nunca.

Después de una clase maestra, me dijo: ”Ahora te toca a ti, no te dejes nada”. Casi me desmayo de placer. Aquella visión todavía hace que me empalme tan solo con recordarla. Me subí encima y lo di todo hasta que no pude más.

“Avísame, amor, no quiero perdérmelo por nada del mundo”. Ya os podéis imaginar el final. ¿Si repetiría? Allí me tienes clavado cada vez que puedo para volver a verla a ella y a sus amigas. Qué maravilla !!!

También te puede interesar https://agenciaescortsoniavega.com/placer-y-sexo-seguro-con-escorts-en-sevilla/